Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 2 de febrero de 2015

                                    Cuando emprenda mi viaje


Cuando yo emprenda el viaje final, no quiero que llores, que estés triste. Que pases horas interminables de angustia, eso no es lo que yo quiero para ti.
Quiero que me recuerdes con una sonrisa, con una mirada tierna, con brillo en los ojos.
Que mires, como si yo estuviera frente a ti, diciéndote te amo.
En realidad, lo estaré.
Porque nunca te voy a dejar sola, por siempre velare tus sueños.
Te acariciare cada día, con una suave brisa, aroma a jazmín.
Besare tu rostro en cada gota de lluvia que moje tus mejillas.
Te abrazare cada día, con los cálidos rayos del sol.
En las noches, cuando necesites verme, búscame en el cielo.
Que yo seré el lucero, el que cuidare de tus sueño e iluminare tu corazón.
Cuando tengas un problema, ve a visitarme al mar.
Sumérgete en las aguas, para que pueda abrazarte y llenarte de besos.
En cada ola te entregare mi amor.
Tu, a cambio, me entregaras tus miedos, tus angustias y todo aquello que opaque el brillo de tus ojos, para que me lo lleve a la altamar.
Donde quiera que tu vayas allí estaré, observándote, amándote.
Ya que eres mi mayor orgullo, mi mejor siembra y mi mas grande tesoro.
Por eso te amare por siempre.